«Mi retorno al Athletic se ha complicado mucho»

El delantero asume que será difícil volver a Bilbao y se encuentra satisfecho con su primera temporada en el Hércules

El Athletic ha dejado una profunda huella en Urko Vera (25 años). Su relación con el club rojiblanco va más allá de la opción de compra de 480.000 euros que Ibaigane mantiene con el Hércules, la única vinculación que une a ambas partes. A él le traiciona el subconsciente. «Quedamos en la puerta 25, que es por donde entramos. Bueno, por donde entraba», rectifica. Se encuentra satisfecho por su primera temporada en Alicante, en la que ha anotado 13 goles a pesar de que sus partidos completos pueden contarse con dos manos.

– ¿Cómo califica su temporada?

– He tenido un buen ritmo de goles. A nada que me han dado algo, he marcado. Pero, sobre todo, he madurado. Entre el tiempo en el que estuve en el Athletic y en Alicante he empezado a vivir y entender qué es ser un jugador profesional. Salir a dar ruedas de prensa, firmar autógrafos&hellip Lo que es el mundo del fútbol. Necesitaba jugar en estadios llenos, estar más tranquilo, ser yo mismo. Ahora juego tal cual. El cosquilleo que me hacía estar más ansioso ya lo he superado.

– ¿Por qué escogió el Hércules?

-Soy del Athletic, pero donde no me quieren no quiero estar. Y menos apartado y malamente. El tema del Hércules estaba bastante avanzado, sólo faltaba que saliese un jugador para poder entrar yo. Apuré hasta los últimos días, pero escogí el lugar más acertado.

– ¿Le costó aclimatarse?

– Lo pasé mal a cuenta de que me descartasen porque tenía mucha ilusión con mi primera pretemporada con el Athletic. Me costó adaptarme porque nunca había salido de casa y durante los primeros meses, hasta Navidad, cuando vi a la familia, estaba solo y todavía con el varapalo que me llevé en verano. Pasaba mucho tiempo pensando en Bilbao, en estar con los míos&hellip A partir de enero lo asimilé y eso se notó en el campo. He hecho una mejor segunda vuelta, más asociado con mis compañeros y más centrado, sin perder el tiempo en pensar en el pasado.

– ¿Qué pasaba por su cabeza cuando veía que sus posibilidades en el Athletic eran casi nulas?

– Lo que me dio rabia fue que Bielsa no me diese la oportunidad de conocerme como jugador, pero desde el primer día lo respeté porque cada uno tiene una forma de ver a los futbolistas. Me dio pena que no me concediera el tiempo suficiente para alcanzar el nivel que podía haber dado en el Athletic. Necesitaba tiempo para adaptarme a la situación y no pudo ser.

– En un año ha jugado en tres categorías diferentes.

– No es fácil cambiar tan de golpe, sobre todo de Segunda B a Primera. Lo que menos me gustó fue que cada año cambiaba de grupo y de compañeros. Me costaba adaptarme a que cada técnico me pidiera una cosa y que cada jugador fuera distinto. Llevo muchos años cambiando y me gustaría asentarme.

– ¿Sintió envidia viendo a sus antiguos compañeros durante la pasada temporada?

– Envidia no, muchísima felicidad. No podría quitar a ninguno de ellos porque tienen una gran personalidad, que es lo más importante en la vida. Me trataron con naturalidad, me aguantaron todo y siempre han estado para todo lo que he querido. A la hora de perder las dos finales me dolió tanto como a ellos. Es el equipo de mi vida y se lo merecían. Igual que la afición, porque se ha visto por qué decimos que es la mejor del mundo.

– ¿Cómo ve regresar al Athletic?

– Hombre, fácil no. Yo estaría encantado, pero el que decide es Bielsa, y tampoco sé lo que quiere.

– El puesto de delantero se ha encarecido con Llorente, Toquero y, ahora, Aduriz.

– Si estaba un poco complicado, ahora todavía más, pero tampoco sabemos lo que va a hacer Fernando (Llorente). Llegado el caso, todo sería intentarlo, pero sí que se ha complicado mucho el retorno.

«Si por mí fuera, me fichaba»

– ¿Ha dado argumentos para que Bielsa se replantee su descarte?

– Él ve el fútbol a su manera. Hacer o no la recompra está en sus manos. Este es el último año en el que el Athletic puede ejecutarla, pero él es el que manda. Si por mí fuera, me fichaba y me pongo titular todo el año (ríe).

– ¿Qué aportaría a este equipo?

– Lo único que puedo asegurar es que no pararía y que iría al límite.

– ¿Qué recuerdo guarda del Athletic?

– Tengo dos. El gol que marqué en Getafe y el debut contra el Sporting. El gol fue en el último minuto, di el empate y me salió una emoción del copón. Pero el debut es el debut, con el campo lleno y la ovación. Estoy un poco dividido, pero creo que me quedo con el debut.

– Ese día sí que habría nervios.

– Alguno, como 'Gurpe', me decía: «Vas a estar 'cagao'». Yo estaba tranquilo, porque no pensé que fuera así, pero cuando me mandaron a calentar alguno ya me dijo algo y empecé a darme cuenta de que estaba a punto de debutar en San Mamés y que no era ninguna tontería.

– ¿Qué sintió cuando entró al vestuario por primera vez?

– Fue una sensación rara. No fui a un equipo normal de Primera, sino al mío, donde conocía a todo el mundo desde hacía un montón de años. Mis mejores momentos han sido aquí. Tenía la sensación de que no podía pedirle nada más a la vida porque lo tenía todo.

– ¿Cómo ve al Athletic de cara a la próxima temporada?

– Es bueno que siga el entrenador para continuar con la misma idea de juego. El año pasado le costó arrancar, pero ahora todos empiezan con las ideas claras con un técnico al que conocen. Pero tampoco hay que volverse loco y pedir dos finales, aunque ya se sabe que la afición quiere llegar a dos, tres y cuatro. Y, además, ganarlas (ríe).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.