El delantero Urko Vera vuelve a jugar cuatro meses después y anota dos tantos en su estreno con el Hércules

Urko Vera (Bilbao, 24 años) vuelve a estar en la cresta de la ola. En marzo marcó un gol en el tiempo de descuento en Getafe que resultó vital en el camino hacia Europa del Athletic. El miércoles se estrenó en el Hércules, el potente equipo de Segunda A por el que ha firmado. Lo hizo a lo grande. Con dos goles. El primero de ellos llegó en el tiempo de descuento y forzó la prórroga en la eliminatoria de Copa ante el Alcoyano (3-2). El segundo fue un mano a mano con el portero que supuso el 3-1. Y estuvo cerca del hat-trick. Se le anuló un tanto por fuera de juego. «Era discutible, pero dos goles ya están bien para empezar», indicó ayer el atacante de Txurdinaga a EL CORREO.

 

El sonado debut refleja la indomable voluntad de Vera. Si hay dos condiciones que definen a este joven son hambre por triunfar y gol. Desde septiembre de 2010 ha anotado para cuatro equipos: 18 para el Lemona en media temporada, 1 para el Athletic en 97 minutos, otro para su filial en 7 encuentros y ahora 2 en su estreno con el Hércules. Tras su tanto del Coliseum, jugó dos partidos más con el Athletic, el último de ellos el pasado 7 de mayo.

Desde aquel día no había vuelto ser alineado. Fue descartado por Marcelo Bielsa, entrenó con los marginados por el argentino en unas irregulares condiciones (sin pisar un campo de hierba natural ni jugar un partido) y hace dos semanas puso rumbo al Hércules con la carta de libertad, un contrato de dos años y una opción de compra para el Athletic por 480.000 euros.

«Estaba muy nervioso, sobre todo al principio. No había jugado ni un minuto de pretemporada y me encontraba en el campo en una eliminatoria de Copa a partido único. Me pasó factura no haber hecho una pretemporada normal», evoca Vera. Y, para mayor dificultad, fue él quien la llevó a la prórroga en un despliegue de su poder aéreo. Como siempre, dedicó el primero de sus goles a su padre, fallecido cuando era un niño.

Posición reforzada

Juan Carlos Mandiá, entrenador de los alicantinos, apuesta por él. Le llevó convocado a La Coruña (donde el Hércules ganó 0-1) pese a que es consciente de que su preparación es inferior a la de sus compañeros y le dio la titularidad ante el Alcoyano. El exjugador del Lemona y Athletic refuerza su posición en el Hércules. La pesadilla de todo delantero que ficha por un equipo es que los tantos no lleguen y se abran dudas en el entorno. Vera los ha logrado nada más poner pie en el campo. «Estos goles me refuerzan y me dan tranquilidad».

El Hércules ha comenzado la Liga como un tiro, con triunfos ante Cartagena y Deportivo. «Entrar en este equipo es difícil. Debo afinar mi puesta a punto, pero estoy muy feliz». Es consciente de que entrar en el equipo está complicado, pero su pasado le anima. «En el Lemona no contaba al inicio de la pasada campaña y me gané un sitio en el equipo con mis goles en la Copa Federación».

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.