El Ayuntamiento de Bilbao anula la creación del ‘skatepark’ de Txurdinaga

El que iba a ser el primer 'skatepark' semicubierto de España no será construido. La necesidad de apretarse el cinturón en época de crisis ha llevado al Ayuntamiento a paralizar el proceso de adjudicación del proyecto que estaba previsto construir en el polideportivo de Txurdinaga, en los terrenos que antes ocupaban las pistas de cien metros lisos.
El proyecto, cuyo coste supera el millón de euros, fue impulsado por el anterior gobierno municipal en el pasado mes de abril, en un momento en el que las previsiones económicas no auguraban un escenario como el actual. Ya entonces, el PP de Bilbao puso en duda la «oportunidad» del mismo.
3.500 metros cuadrados
El 'skatepark' bilbaíno iba a ser el primero del país en contar con una zona cubierta, de unos 500 metros cuadrados. El centro deportivo, de 3.500 metros cuadrados, iba a tener zonas diferentes, diseñadas sin ninguna separación. El espacio más grande, de 1.100 metros cuadrados, se iba a dedicar a la 'skateplaza', la parte que imita las condiciones de una calle, con sus bordillos y barandillas. Otros 1.100 metros cuadrados, al área de 'bowls', una zona de bañeras, unos elementos en forma de 'u' que los aficionados utilizarían para practicar saltos en pared vertical, invertidos y otras maniobras. El espacio iba a ser completado por una superficie de 800 metros cuadrados especialmente pensada para los 'roller' -patinadores en línea- y los 'bikers' -con bicicletas tipo BMX-.
Gratuito y con acceso propio
El proyecto fue diseñado por el arquitecto logroñés y 'skater' profesional Daniel Yabar, autor de algunos de los más importantes 'skateparks' de España. Y es que a la hora de diseñar el proyecto se tuvieron en cuenta las aportaciones de los amantes del patín. Una de las preocupaciones del colectivo hacía referencia a la no gratuidad del servicio, al situarse en el polideportivo de Txurdinaga. Sin embargo, los responsables de Bilbao Kirolak aclararon que el centro de patinaje iba a "tendrá acceso propio y gratuito, al menos durante los primeros meses. Sólo se plantearía cobrar una cuota anual insignificante si lo demandaran los propios usuarios, para controlar el acceso", añadían.
El nuevo equipamiento iba más allá de dar respuesta a la demanda de los 'skaters' de la villa. Bilbao Kirolak también pretendía utilizar estas instalaciones como sede de campeonatos y pista para formar a los que quieran iniciarse en este deporte y perfeccionar su 'ollie', destreza básica del 'street', que es como se conoce en el argot a la modalidad de patinaje en la calle. «Se sacará una oferta de cursos en función de la demanda», avanzaban los responsables de la iniciativa. Para convertirse en un Tony Hawk -leyenda viva de este mundillo-, primero hay que aprender a subirse a la tabla. Y Bilbao lo iba a hacer en diciembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.